…

CE en la India, Nepal y en Bhutan

Un primer taller de capacitación tuvo lugar en Goa, India, entre el 10 y el 13 de abril de 2017, con participantes de Nepal, Bután, Indonesia y también de diferentes estados de la India. Esto continuó con una segunda reunión en Pondicherry a partir del 11 de setiembre, organizado conjuntamente con la Fundación de Investigación M.S. Swaminathan en Chennai.

El ejercicio de mapeo que se llevó a cabo como parte del proyecto “Capitalización de Experiencias para un Mayor Impacto en el Desarrollo Rural” en 2016 demostró que muchos proyectos y organizaciones estaban interesados ​​en participar. Muchos de ellos estaban en la India y en Asia en general. Ésta no es una parte del mundo que CTA cubre habitualmente, pero el proyecto estaba especialmente interesado en trabajar allí.

Discusiones grupales

Un proceso de aprendizaje

En pocas palabras, el objetivo principal de este proceso ha sido iniciar un proceso de capitalización de experiencias con todos los participantes, y extraer enseñanzas específicas sobre el proceso, que serán la base para talleres futuros. La primera reunión siguió el modelo que se había utilizado en otros lugares: se planificó que durase cuatro días y que siguiera un enfoque de “aprender haciendo”. Esto significó que los participantes fueron invitados a iniciar un proceso de capitalización de experiencias, y no sólo a discutir los conceptos, principios y metodología a seguir.

Pero a pesar de que el taller siguió un modelo probado anteriormente, los facilitadores agregaron algunos elementos tanto al contenido como a la presentación. Esto contribuyó a que se comprobara, por ejemplo, que pedirles a los participantes que compartan información antes de que empiece el taller puede ser muy útil. Cuando llegó el día en que los participantes se reunieron en Goa, todos sabían quién vendría, todos habían compartido información sobre su trabajo, y ya habían discutido el programa y las actividades que iban a comenzar. Igual de positivo fue empezar muchas sesiones con una breve presentación hecha por diversos participantes. Su experiencia individual fue utilizada para presentar un tema e identificar los temas clave para la discusión. Y los facilitadores demostraron que es una buena práctica realizar una evaluación corta al final de cada día, así como invitar a algunos participantes a hacer una breve recapitulación al comienzo del segundo, tercer y cuarto día. Esto ayudó a ver qué puntos habían quedado claros y cuáles debían discutirse nuevamente.

En lo que se refiere al proceso, una conclusión general fue que se debe prestar más atención a los “límites” y a la selección de cada caso. Los participantes estuvieron de acuerdo en que sus descripciones debían tomar en cuenta los logros y resultados observados en cada caso, junto con los principales desafíos y dificultades, pero todos repitieron que tenían muy poco tiempo para fijarse en detalles tales como las fechas de cada actividad o el número de personas involucradas. También encontraron algunas dificultades en el análisis: algunas de las palabras utilizadas, como “aspectos positivos”, no les quedaban del todo claras. Fue necesario, por lo tanto, modificar y explicar detalladamente los términos utilizados en las plantillas que los participantes debían completar para describir sus casos. Por último, también estuvieron de acuerdo en que hablar sobre compartir las principales lecciones antes de describir un caso puede tener sentido – pues los ayuda a ver todo el proceso más claramente desde el principio.

Un segundo taller

Algunos meses más tarde, los participantes (¡desafortunadamente no todos!) se reunieron nuevamente en Pondicherry. El objetivo de esta segunda reunión fue refinar y finalizar los documentos de estudios de caso que todos estaban preparando y explorar las posibilidades de institucionalizar el enfoque dentro de sus organizaciones.  El taller estuvo diseñado para brindar a los participantes tiempo para trabajar en sus casos, recibir comentarios de los especialistas y de sus pares; presentar los casos concisamente a diferentes públicos; y desarrollar un plan básico para la institucionalización del enfoque.

Muchas lecciones

A lo largo de los cuatro días, los participantes lograron un gran avance en la mejora de sus documentos de estudios de caso, y siete de ellos produjeron una versión final. También hubo un intenso debate sobre la institucionalización.  Algunos participantes ya tenían diversas ideas antes de venir al taller y las fueron perfeccionando durante las sesiones.  Prepararon planes de institucionalización bastante bien concebidos ​​y prácticos, todos los cuales fueron compartidos con todos los presentes. Varios de los participantes están buscando ahora el apoyo necesario para que se inicien estos procesos de institucionalización, principalmente en términos de experiencia en facilitación y orientación (y algo de respaldo durante la fase inicial) aun en el caso de haber obtenido fondos internos para apoyar todas las demás actividades relacionadas con este propósito.

Igual de interesantes fueron los pasos para “compartir y aprender”. Una de las participantes se sintió agradablemente sorprendida al escuchar de otro que, luego de enterarse de la existencia de su herramienta geoespacial para ayudar a ubicar espacios, habían capacitado al personal de su proyecto financiado por el Banco Mundial para usarlo ellos mismos, centrándose en la identificación de sitios donde poder establecer mercados mayoristas de productos agrícolas.  Varios otros participantes se sintieron igualmente interesados y le pidieron que los asesore.  Del mismo modo, otro de los casos descritos y analizados, que muestra el uso de aplicaciones móviles en proyectos de desarrollo, también fue visto por otros participantes como una gran oportunidad de aprendizaje que podrían utilizar en sus propios proyectos. La necesidad de mejorar esto fue analizada detalladamente: ¿cómo promover el uso de las enseñanzas que surgen de los estudios de casos? Los participantes compartieron sus ideas en el plenario y revisaron algunos casos en grupos pequeños, demostrando la necesidad de enfocarse en la posibilidad de replicar una intervención en un área más amplia, utilizar una plataforma más amplia para debatir, convencer al departamento de finanzas o identificar las principales brechas y desarrollar una estrategia diferente para superar fracasos. La reunión finalizó con una revisión final mediante una discusión grupal que incluyó a todos los participantes, seguida de una revisión de muestras de casos en grupos pequeños, y finalmente una revisión y modificación de los casos individuales para mejorar sus posibilidades de ser adoptados.

 Algunas de las cosas que más me gustaron…

Los participantes contaron que al principio estaban más interesados ​​en completar el trabajo que en captar lecciones y compartirlas. Pero el proceso de Capitalización cambió eso.  Para muchos significó tener que volver al campo y recopilar más información de todas las partes interesadas para intentar obtener una imagen más elaborada. También significó que regresaron no sólo donde los miembros de la comunidad, sino también donde sus propios colegas para obtener nuevas ideas.

Una de las observaciones más comunes que se escuchó fue que los gobiernos y los donantes están interesados en cambios basados ​​en evidencia. Un proceso de capitalización de experiencias puede ayudar a obtener ese enfoque. Algunos participantes contaron que, si bien la mayoría de los textos se centran solo en los éxitos observados, ahora muestran una imagen más completa – con muchas más lecciones. Para algunos de ellos, los talleres también son una oportunidad para conocer el trabajo realizado en otras áreas. Algunos estuvieron de acuerdo en que su capacidad de redacción es deficiente debido a diversas razones, incluyendo el tiempo, pero con un facilitador les resultó más fácil continuar y persistir en la tarea. Para muchos, éste ha sido un ejercicio de empoderamiento. Aprendieron a escribir cristalizando sus pensamientos y, de esta manera, realizando un mejor análisis de cada caso. Para algunos, el primer taller les ayudó a entregar resultados reales para ser incluidos en revistas trimestrales y mensuales de su organización, mientras que antes sólo tenían ideas. El taller también les reveló cómo escribir textos simples utilizando las herramientas enseñadas. El proceso de Capitalización les ayudó no sólo a escribir textos con una conclusión, que era simplemente la forma habitual, sino a seguir una nueva forma de captar experiencias de una manera completa y más firme.

 

© 2016, CTA. Technical Centre for Agricultural and Rural Cooperation

CTA is a joint institution operating under the framework of the Cotonou Agreement between the ACP Group of States (Africa, the Caribbean and the Pacific) and the EU Member States (European Union). CTA is funded by the European Union.